Xejasmin: almuerzo para campeones

No se si sabías, pero yo soy un Campeón. O al menos lo fui hasta hace poco. A finales del mes pasado gané el título mundial de Marvel VS System sobre dos formidables contrincantes: mis amigos Edgar y Robo. El campeonato, por supuesto, confiere al portador ciertos privilegios, incluyendo un almuerzo por haber llegado a fin de mes como Campeón. Es de esta cuenta que, para celebrarme, mis amigos me invitaron a comer un almuerzo digno de campeones en Xejasmin.

Ubicado en Plaza Tiffany de la zona 10, Xejasmin In the City es una extensión del restaurante Paseo Xejasmin que se encuentra en Tecpán. Esto quiere decir que no es necesario purgar tus pecados en el tráfico de Chimaltenango para comer un auténtico asado del altiplano guatemalteco. Pero no fue ésta la única razón por la que fuimos a Xejasmin. No. Fuimos por un cupón.

Xejasmin y Jose Luis Perales

La verdad no frecuento con regularidad la página de Cupón Club pero al parecer tiene buenas ofertas. Uno de mis amigos se percató de un cupón que rebajaba considerablemente el precio de la parrillada en Xejasmin. Lo compramos, imprimimos, tomé mi campeonato y, entre discusiones sobre los efectos de legalizar las drogas en Guatemala y cómo Radiohead ha ganado millones sólo por concepto de regalías de karaoke, nos fuimos hacia el lugar.

Al llegar nos encontramos con dos cosas. Primero las clásicas mesas de forma irregular elaboradas con troncos de árboles tan comunes en los restaurantes de Tecpán, pero cuyo soporte lo constituían patas de antiguas máquinas de coser. En pocas palabras: las mesas más incómodas del planeta Tierra. Segundo, la música más desesperante de la galaxia: un compilado de los grandes éxitos de Jose Luis Perales.

Me sorprendió ver millenials en el lugar. Tan sólo la música habría sido suficiente motivo para retirarme. Pero un Campeón no se agüita. Y tomando en cuenta que prácticamente comería gratis, le hice huevos.

La parrillada de Xejasmin

  • alt
  • alt
  • alt
  • alt
  • alt

Ordenamos la parrillada, pero antes, unas deliciosas tortillas negras con queso chancól abrieron su paso hacia nuestros estómagos. Un consomé de bienvenida fue oportuno para tranquilizar al resfriado Robo. Y tres cervezas Modelo, incluidas con la oferta, completaban el cuadro. Luego llegó el monstruo.

Esta es la primera vez que veo a alguien llevar en sus manos la parrilla en donde se están asando mis alimentos hasta la mesa. Fue todo un espectáculo: una gigantesca parrilla, con carbón al rojo vivo, cocinaba generosas porciones de pollo, costillas de cerdo y puyaso. Guarniciones de chorizo, longaniza, cebollitas y papas les hacían compañía. Abundantes raciones de chirmól, frijoles, guacamól y nachos de tortilla negra, descansaban sobre un par de cuencos al lado de la parrilla. Épica sería la mejor descripción para la escena.

Y todo, absolutamente todo, estaba sabroso. No hubo una sola cosa que no me gustara. Y al precio de Q 189.00, fue una ganga. Eso sí, nos deben algo de dinero pues no nos fijamos a tiempo que debíamos mover el pollo de lugar. Una de las pechugas se quemó. Descuida, el Campeón no se la comió.

Conclusión:

Xejasmín vende buena comida. No sólo eso. Ofrece una gama de productos originarios del occidente del país para el disfrute de los capitalinos: queso fresco, queso chancól, chorizo ahumado y jaleas de distintos sabores entre muchos otros. Les urge mejorar su menú, no sólo estéticamente, sino también en la oferta (sabrá dios cuántas pastas y pizzas venden), y limpiar mejor los recovecos de las mesas esas.

Y cerveza oscura no caería mal tampoco 😉

Bite this!

  • Sabor 3
  • Calidad 4
  • Precio 4
  • Presentación 5

User Rating

0 (0 Votes)

Summary

4Puntos

Sorprendente parrillada que se asa en tu mesa.

author-avatar

Gurú de la comida rápida y música rock en Guatemala.

Sin comentarios para "Xejasmin: almuerzo para campeones"

    Deja tu comentario

    Tu correo no será publicado