World Class: el lugar de la gigantesca comida americana

Cristian Galicia

Cristian Galicia

Gurú de la comida rápida y música rock en Guatemala.

Contenido

Si tuviera que elegir un sólo grupo de rock que representara la frase “banda de estadio”, este sería AC/DC. La agrupación australiana es, quizás, la banda de rock más grande que existe sobre la tierra en este momento. Una presentación de ellos sólo puede llevarse a cabo en un estadio. Parecido ocurre con los platillos de World Class, el lugar donde la comida es tan grande que debe servirse, no en platos, sino en azafates.

Ese día nos dispusimos a comer algo diferente. “Vamos a World Class” me dijo Gabriela, mi mejor amiga. Y eso hicimos, guiados por un Waze que indicaba que el lugar se encontraba en una gasolinera Puma, ubicada en el Pulté, zona 16. Al llegar al lugar me di cuenta de dos cosas: que World Class estaba realmente atrás de la gasolinera (junto a un barranco) y que su selección de cervezas me haría sacar una sonrisa que no se borraría por el resto de la tarde.

¿De qué trata World Class?

World Class no es un restaurante. Es una experiencia. Se trata de un lugar inspirado en la comida que encontrarías en un estadio de beisbol en Estados Unidos: hamburguesas, hot dogs, papas fritas, alitas de pollo y buena cerveza. Es además un lugar al aire libre, conformado por una cocina, un food truck y varias sillas y mesas que, junto a carteles promocionales, te hacen sentir como si estuvieras en un buen festival de comida. 

Se ordena en la entrada, y por supuesto, nosotros pedimos “un poco” de todo para probar. Entrecomillo el “un poco” porque nos indicaron que las hamburguesas tenían una torta de carne de media libra, mientras que los hot dogs eran de un pie de largo. Así que en realidad ordenamos mucho: una hamburguesa “Boston Swiss” con queso suizo y champiñones, un hot dog “Texas Chili” con mucho chili y mucho queso (ambos platillos costaron Q 65.00), 20 alitas de pollo con salsa búfalo (Q95.00) y una porción, digo, una libra de papas fritas (Q 25.00).

De beber, cerveza, porque tenían una muy buena selección de chelas artesanales de marca Abita, Goose y Blue Moon, entre otras.

¿Y que tal estaba todo?

Inmenso. Esa sería la mejor palabra para describir cómo estaba todo. Cada plato era tan grande que nos fueron servidos en azafates (como les llamamos a las bandejas en Guatemala). El mejor de todos fue el “Texas Chili”, tanto por su sabor como por su generoso tamaño. El queso de éste gigantesco hot dog sabía tan bien como se miraba. Le siguieron las alitas, cuya mayor crítica es que toda la salsa búfalo se fue hasta el fondo del bowl, lo que hizo que no todas las alitas supieran igual. Luego vendrían las papas fritas, suficientes para compartir con varios comensales, condimentadas con sal, paprika y pimienta (quizás demasiado condimentadas). 

En último lugar pondría la hamburguesa que, no me malinterpreten, es más sabrosa que muchos lugares que venden hamburguesas de tamaño similar, como Chili’s o Friday’s. No obstante, la hamburguesa mostraba una de las características más evidentes de World Class: en este lugar dieron más importancia al tamaño que al sabor.

No obstante, como dije al inicio, World Class es en realidad una experiencia. El lugar perfecto para compartir con amigos los platillos más icónicos de la fast food norteamericana, mientras degustas de una deliciosa cerveza artesanal.

Conclusión

Un lugar divertido y ameno para ir un domingo por la tarde con los amigos o familia (no apto para niños pequeños). Y aunque le vendría bien tener un segundo baño, me parece que su comida y selección de bebidas valen la pena el viaje. Cuando vayas, si no eres muy versado en cervezas artesanales, prueba la “Big Easy”, una IPA de Abita, o la “Blue Moon”, que la acompañan junto a una naranja para que te prepares tu propia “Beermosa“.

Te dejo con música de estadio de beisbol: lo nuevo de AC/DC, “Demon Fire”.

1 comentario

  1. Aparte de la buena comida hay que mencionar el buen ambiente y la buena vibra del lugar 🙂 una muy buena opción al aire libre para salir de casa en tiempos de Covid 19

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.