Tres Elefantes: limitada fusión de comida guatemalteca con asiática

Cristian Galicia

Cristian Galicia

Gurú de la comida rápida y música rock en Guatemala.

A veces la vida decide por vos. El domingo, en nuestra constante búsqueda por restaurantes de comida rápida para reseñar, mi familia y yo decidimos probar uno ubicado en 4 Grados Norte. Pero la falta en el lugar de una silla para bebés nos hizo movernos a lo primero que se nos pusiera enfrente y que, además, tuviera sillas. Entonces la vida decidió por nosotros. Terminamos en Tres Elefantes.

Inicio con una aclaración. Tres Elefantes no es un restaurante de comida rápida. Si lo que buscas son hamburguesas, puedes hacer clic acá. Y si lo que te mueve son las pizzas, haz clic acá. Pero si la curiosidad por comidas exóticas, provenientes del Asia misterioso, fusionadas con la gastronomía local es lo tuyo, entonces continúa leyendo por que hay algo de eso aquí.

Conociendo Tres Elefantes

A unos pasos de la entrada del TEC, en el corazón de 4 Grados Norte, se localiza un restaurante con aires modernos. Un llamativo mural de tres elefantes, ubicado frente a un bar que promete variedad de cócteles, da la bienvenida a los transeúntes. De techo llamativo y paredes con una paleta de colores que incluye grises y turquesa, se arropa un comedor con muebles que han visto mejores días pero que aún conservan la vanguardia de su diseño.

Su menú es sencillo en cuanto a oferta de productos. Unas cuantas entradas, varios platos principales para compartir, y un par de postres. Es complejo, en cambio, por los sabores, provenientes de las cocinas china, tailandesa e india.

En Tres Elefantes, por ejemplo, podrás encontrar curris, que es un comida asiática elaborada a partir de un conjunto de especias, y que se acompaña con arroz aromatizado. En Guatemala, su versión sería la de un caldo. Tanto es así que si pides un curry en Tres Elefantes, pensarás que estás comiendo en el mercado o en la casa de tu tía.

¿Qué comí en Tres Elefantes?

De entrada ordenamos un Tempura de Elote Loco. Se trata de cuatro bolas de elote dulce, fritas al estilo japonés, con dos deliciosas salsas: una de wasabi con mayonesa, y otra de ketchup con sriracha. Ambas picantes y de sabor intenso. Una clara fusión de la comida callejera de Guatemala con las técnicas de cocción y sabores asiáticos. Muy bueno.

Pero ahí es donde acaba el amor. El plato fuerte que ordenamos fue un Murgh Makhani (Butter Chicken) – lo ordené porque decía “butter chicken”. Pedimos para compartir, así que por Q 150.00 nos sirvieron un pollo en curry acompañado de arroz aromatizado y un par de panes árabes, de esos que se ven en la tele.

Todo nos pareció sabroso, pero luego de una entrada que explora la fusión, este plato me resultó aburrido. Su presentación era lo más tradicional posible: tres cuencos que ni siquiera cabían en el plato en el que los llevaban (de ahí que comparara la experiencia con comer en la casa de una tía).

De buen sabor, sí, pero demasiado tradicional para un restaurante con una imagen tan moderna.

Conclusión

Excelente atención y sabrosa comida. Lamentable uniforme el de los colaboradores (si es que se le puede llamar uniforme). Con sillas para bebés pero sin cambiador en el baño. Así es Tres Elefantes.

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.