Mogwai: Aron Lindblom te recomienda su discografía

En ocasión del lanzamiento de su nuevo disco Every Country´s Sun es hora de revisar brevemente la discografía de la icónica banda de post-rock Mogwai.

El catalogo de discos lanzados por Mogwai es inmenso, y para no sobrecargarte nos enfocaremos en los ocho álbumes de estudio que la banda lanzó entre 1997 y 2014 (sin incluir al nuevo disco que salió el año presente). Dejamos por un lado los EPs y bandas sonoras, así que toma nota que muchas joyas de la discografía de Mogwai van a quedar excluidas en este listado, incluyendo la banda sonora Les Revenants (2013), el álbum en vivo Special Moves (2010) y los EPs My Father My King (2001) y 4 Satin (1997).

Una reseña del disco recién lanzado Every Country´s Sun está disponible aquí.

Mogwai Young Team (1997)

Mogwai Young Team es un viaje liberador y tumultuoso, de excesos y experimentos, entre alfombras de ruido, frágiles melodías de pop y la profunda depresión de una resaca premeditada. Canciones como “Yes! I am a long way from home”, “Summer” y “Mogwai fear Satan” establecen la típica formula del post-rock con intercambios entre partes más pesadas y otras más meditativas que se volvió la marca de Mogwai durante sus primeros años.

“Radar maker” y “A cheery wave from stranded youngsters” son canciones breves y simples que ofrecen momentos de descanso entre las composiciones más desafiantes del álbum. “R U still in 2 it” es una deliciosa colaboración entre Mogwai y Aidan Moffat (ex Arab Strap) que aborda temas de sexo, aburrimiento y amor. Es una de las pocas canciones de Mogwai que tiene letra. En fin, Mogwai Young Team presenta una banda que desde muy temprana edad sabía cómo quería sonar y a la vez mantenía una saludable apertura para experimentar y dejarse influenciar.

El título del disco, tanto en el caso de Mogwai Young Team como el segundo álbum Come On Die Young, son referencias a los nombres adoptados por las bandas semi-criminales de niños y jóvenes que proliferaban en los años noventa en Glasgow, Escocia, la ciudad natal de Mogwai.      

Come On Die Young (1999)

El segundo disco de Mogwai es un asunto oscuro y monótono, enfocado en melodías de guitarra eléctrica desarrolladas con mucha paciencia. Mientras los conciertos de Mogwai durante esta época solían caracterizarse por el doloroso volumen y ruido de guitarras eléctricas en disonancia, el disco en si es un lago de tranquilidad.

Las tres canciones “May nothing but happiness come through your door”, “Ex-Cowboy” y “Christmas steps” son las más dinámicas del álbum. “Punk Rock:” es una meditación de guitarra sobre una entrevista con Iggy Pop, y “Walts for Aidan” es una pequeña anécdota musical y celebración del mismo músico Aidan Moffat, quien también figuraba en el primer disco de la banda, Mogwai Young Team.    

La mejor canción del disco es “Cody”, una composición en escala menor que marca uno de los mejores momentos de toda la carrera de Mogwai, aquí en una versión en vivo de 2013:

En 2012 salió una nueva versión de esta canción, grabada por la banda de black metal  Deafheaven, que también vale mucho la pena conocer. 

Rock Action (2001)

Es difícil identificar un cambio radical en el sonido de Mogwai, así como el salto que hizo Radiohead con el lanzamiento de Kid A y Amnesiac en 2000 y 2001. Pero para el tercer disco, Rock Action, la banda ya había elevado el tempo y dejado atrás un poco la introspección y el dominio total de las guitarras eléctricas. Para Rock Action la banda empezó a utilizar instrumentos digitales y manipulación digital de voz (vocoder), algo que sigue siendo parte du su paleta musical hasta hoy día.

“You don’t know Jesus” es una típica composición de Mogwai que subraya la continuidad musical que la banda ha tenido en toda su carrera. “Robot chant” es un minuto de noise industrial y “Dial: Revenge” es una linda canción de pop con letra en Cymraeg o galés, el idioma tradicional de Wales o Galés en el Reino Unido, cantada por Gruff Rhys de la banda Super Furry Animals, aquí en una versión en vivo del 2015:

Happy Songs For Happy People (2003)

Después de haber trabajado años para establecerse como la banda más deprimida de todas las bandas deprimidas de Escocia, para la primavera de 2013, Mogwai lanzó un álbum cubierto de colores brillantes de rosado y verde-neón con el alegre título de Happy Songs For Happy People. Los instrumentos digitales introducidos en Rock Action están más presentes aquí, y hay un aire menos experimental comparado con todos los demás discos. Happy Songs For Happy People es un disco premeditado y planificado, con un hilo conductor muy marcado.

A pesar de tener un embalaje y presentación tan feliz, el momento más poderoso del álbum es el conjunto musical representado por las cuatro primeras pistas del álbum, todas en escala menor. Si no te hincha la garganta con esa introducción has de ser un oso polar con el corazón congelado.

Mr. Beast (2006)

Aunque Mogwai Young Team es un impresionante primer disco y “Cody” es una de las canciones de rock más bonitas e impactantes jamás grabadas, Mr. Beast de 2006 probablemente marca el momento más alto de la carrera de Mogwai hasta ahora, con una atención a detalles y conocimiento musical muy notables.

La primera pista “Auto Rock” es una balada de piano que crece hasta ahogarse en guitarras distorsionadas. “Glasgow Mega-Snake” es una de las canciones más pesadas presentadas por Mogwai, una tormenta de distorsión con ritmo y melodía bien balanceados.

“Travel is dangerous” es otra vez una clásica composición de post-rock, en la misma tradición de “Mogwai fear satan”. “Team handed” refleja el sonido meditativo establecido en Come On Die Young de 1999, “Friend of the night” es una bonita composición que te invita a perderte en la sentimentalidad y “I chose horses”, con letra en japonés e instrumentalización al estilo Sigur Rós, es simplemente deliciosa. La última canción “We’re no here” vuelve de despertar el rock pesado introducido con la canción “Glasgow Mega-Snake” y cierra el disco con sello de oro. No hay casi nada que criticar de este álbum.

The Hawk Is Howling (2008)

Cuando salió este disco me costó mucho entenderlo y sentí que Mogwai no lograba cuidar el tesoro musical que habían creado hasta Mr. Beast. The Hawk Is Howling es un disco totalmente instrumental, sin letra. Es oscuro y melancólico, pintado en colores mucho más solemnes que Mr. Beast. Ahora varios años después parece que estoy más listo para apreciarlo, porque este disco en realidad es muy rico y hay mucho por descubrir.

La primera rola “I’m Jim Morrison, I’m dead” es una lenta hipnosis que invita a dejar volar los pensamientos. “Batcat” es un eco de “We’re no here” y “Glasgow Mega-Snake”, las composiciones más pesadas del álbum anterior. “Danphe and the Brain” es una consolación tentativa para corazones rotos con un hermoso coro. “Local authority” arranca con una bonita melodía de guitarra eléctrica que recuerda los sonidos de Come On Die Young de 1999.

“The sun smells too loud” es de las canciones más alegres que ha sacado Mogwai, es un éxito de pop, y a la vez te deja con el llanto en la garganta. “Scotland’s shame” arranca como algo que podría haber presentado Sigur Rós o Explosions In The Sky, para después seguir creciendo con batería, guitarras, keyboards, y por último un rugido casi al estilo SunnO))).

El título de la canción “Scotland’s shame” invita a muchas interpretaciones y abre la puerta a otro aspecto de Mogwai, su posicionamiento político y su crítica social. La banda en ningún momento ha explicado a qué se refiere el título de rola – La Vergüenza de Escocia – pero es de conocimiento común que los integrantes son seguidores del club de fútbol Celtic de Glasgow.

Este club empezó como una iniciativa de jóvenes de la clase trabajadora católica de Glasgow, en su mayoría hijos de inmigrantes irlandeses que habían huido de Irlanda en el siglo XIX para escapar la hambruna causada por las políticas inhumanas de las autoridades imperiales en Londres. Desde su fundación, Celtic Football Club y sus seguidores se han solidarizado con las causas de los pobres y oprimidos, en gran contraste con el otro equipo futbolístico de la misma ciudad: Rangers Football Club.

Los fans de Rangers generalmente han sido “lealistas”, es decir, leales con la corona real en Londres, en vez de solidarios con la liberación nacional de las colonias y generalmente han sido protestantes, anti-católicos (anti-irlandeses), anti-comunistas y anti-inmigrantes. Fue hasta el año 1988 que Rangers por primera vez incluyó un jugador afrodescendiente en el equipo y hasta 1989 que incluyeron a un jugador católico. Por estas posturas conservadoras y racistas, Rangers ganó el sobrenombre La Vergüenza de Escocia.     

Hardcore Will Never Die, But You Will (2011)

La banda que grabó Hardcore Will Never Die, But You Will no es la misma que en los años 90 organizaba orgías de guitarra para romper los tímpanos de su público. Mogwai ha llegado a ser más sofisticados, tal vez, o por lo menos más digitales y ordenados. “White noise”, la pista que introduce el disco, es una canción llena de aire y espacio. Es fría y con muy poca carga emocional, como un viaje en satélite. “Mexican Grand Prix” es una rola de disco al estilo Daft Punk – electrónico, robótico y desprendido – mientras “San Pedro” muestra que la banda aún sabía rockear y escribir buenos riffs de guitarra.

“Rano Pano”, en contraste, es una canción lenta, aburrida e irritante que no hace más que llenar el espacio.

El mejor momento del disco es “George Square Death Party”, un título que se refiere a la fiesta callejera que estaba planificada en la plaza mayor de Glasgow para celebrar la muerte de la anterior primer ministra conservadora del Reino Unido, Margaret Thatcher. El vocoder o sintetizador de voz que caracteriza esta canción puede resultar raro a primera escucha, pero es de acostumbrarse. Esta canción tiene un lugar muy especial en mi corazón como una de las mejores composiciones de Mogwai.

Rave Tapes (2014)

Rave Tapes de 2014 siguió el mismo camino electrónico y emocionalmente desprendido establecido en Hardcore Will Never Die, But You Will. Las guitarras electrónicas se quedan descansando durante gran parte del disco y en su lugar sobresalen los arreglos digitales.

Las dos pistas que introducen el disco, “Heard about you last night” y ”Simon ferocious”, resultan demasiado clínicas y programadas para interesarme. La tercera canción “Remurdered” sigue el mismo rollo electrónico, pero resulta mucho más interesante gracias a un aire más oscuro y tenebroso. “Hexon Bogon” es una composición más tradicional, liderada por las guitarras y con una melodía que presta un poco de “I’m Jim Morrison, I’m dead” de 2008.

“Repellish” es otra vez un asunto electrónico y sintético, pero acompañado por un pseudo-análisis muy absurdo sobre el verdadero contenido de la canción “Stairway to heaven” de Led Zeppelin, realizado por un cristiano evangélico de alguna escuela extremista.  

“Master Card” arranca con un riff de guitarra parecido al de la canción “Christmas steps” del álbum Come One Die Young de 1999. Es una rola que de manera muy agradable logra mezclar el pop sintético de la actualidad con el post-rock clásico que Mogwai grababa en los años noventa.

De ahí, el disco cierra con tres baladas melancólicas que vuelven a lo más esencial y llamativo que tiene la banda. “Blues Hour” es la más sobresaliente de estas, una composición fenomenal. Aquí en una versión en vivo del año 2014:

Después de dos álbumes dominados por sintetizadores, es muy grato que en 2017 Mogwai ha vuelto a sacar un disco en la bonita tradición establecida en Rock Action, Happy Songs For Happy People y Mr Beast.

Lee aquí la reseña de Every Country´s Sun.

 

author-avatar

Inmigrante sueco en Guatemala. Colaborador para Fast Food & Rock.

Sin comentarios para "Mogwai: Aron Lindblom te recomienda su discografía"

    Comenta

    Tu cuenta de correo no será publicada