Cinco lugares para comer en México

No hay nada como la Ciudad de México. Para donde voltees encontrarás buena comida y buena bebida. La capital ofrece tantas opciones que podrías enloquecer por elegir tan sólo un lugar para ir a probar. Es por eso que, aprovechando el viaje que realicé con mis mejores amigos a México (fuimos al festival Corona Capital a ver a Green Day), confeccioné la siguiente lista con cinco lugares que visitamos y que valen la pena que pruebes cuando vayas.

Fotografías por Juan Pablo Balcárcel.

5. Taquería El Progreso

Ubicada cerca del Monumento a La Revolución, esta taquería resume lo que para mí es la gastronomía mexicana: excelente comida a un precio increíble. El Progreso está dividida en dos. Por un lado vende tacos de chuleta, longaniza y, mis favoritos, tacos de bisteck. Bajo el nombre de “Campechano” te venderán un taco con las tres carnes mixtas y un montón de queso encima. Del otro lado te ofrecen especialidades que sólo Andrew Zimmern podría aprobar: tacos de cabeza, tripa, ojo, trompa y cachete.

Pero hay dos características que hacen destacar a El Progreso: la calidad de sus carnes (altísima, diría yo) y las guarniciones que puedes colocar encima de tu taco. Éstas últimas incluyen garbanzos, nopal, puré de papa y las siempre bienvenidas salsas mexicanas. Si gustas puedes servirte cucharadas de cada una de las guarniciones, que en México llaman “guisados”, pero no abuses o te cobrarán de más.

Por último, en El Progreso, como en la mayoría de las taquerías mexicanas, no venden bebidas alcohólicas. No es que haga falta. Ofrecen una gran variedad de licuados de frutas para acompañar tus tacos. Desde licuados de fresa y melón, hasta de mamey, guanába y alfalfa. Sí, alfalfa. En verdad vale la pena visitarla, dos tacos y un litro de licuado me costaron Q 19.00 (unos USD $ 2.59). No se puede pedir más a la vida.

4. Butcher & Sons

Lo primero que hice cuando supe que viajaría a México fue pedir a mi amigo Robba que recomendara un restaurante a dónde ir a comer. Robba es un ilustrador mexicano que gusta del rock y la buena comida. De hecho, fue Robba quien diseñó el logotipo de Fast Food & Rock. Así que me sentí en buenas manos. “Tienes que ir a probar Butcher & Sons” me dijo. “Burgers muy buenas y tienen papas fritas enrolladas cada una con tocino”, añadió.

¿Papas fritas enrolladas con tocino? ¡oh por Dios! Tenía que probarlas. Afortunadamente para mi y mis amigos, Butchers & Sons colocó un puesto en el Corona Capital, por lo que fue una parada obligatoria. Claro que no ha de ser lo mismo comer en un puesto temporal que en un restaurante hecho y derecho, pero como dice la canción “So what?” de Anti-Nowhere League: “Who cares?

En el Capital Gourmet, el enorme espacio que dispusieron los organizadores del Corona Capital para vender comida, el restaurante con la cola de gente más larga era Butcher & Sons. Buena señal. Siempre ve al lugar más lleno, casi siempre es el mejor. La gente no se equivoca.

Era de esperarse que la hamburguesa fuera buena. Las papas fritas, sin embargo, fueron superiores. Cada una de ellas estaba envuelta amorosamente en tocino. ¿Y la sorpresa de la tarde? Un milk shake de pistacho para acompañar.

3. Taberna Luciferina

Ubicada en una enorme y vieja casa en el corazón de la colonia Juárez de la Ciudad de México, la Taberna Luciferina ofrece platillos exquisitos y bebidas por demás exóticas. Entre los manjares que degustamos se encuentra el “Florido Rojo”, un platillo de flores de calabaza rellenas de frijol criollo y chorizo argentino.

Las bebidas, por su lado, preparadas con mezcal y un fabuloso licor de chile ancho llamado Ancho Reyes. Una delicia. Además puedes probar un cóctel que lleva un ingrediente no apto para los cobardes: veneno de tarántula. La verdad no se que llevaba, pero era negro y literalmente te adormecía la lengua. Toda una experiencia.

Y si eres osado como yo, entonces podrías decirle a la bar tender que te prepare su versión del “Blue Blazer”. Una torre de copas con varios licores que en un momento dado prenden en llamas. Debí tomarme cinco shots en fila frente a todos los presentes. Salir sobrio no es opción.

2. The Beer Company

Con 40 sucursales en todo México, The Beer Company se presenta como una tasting store con más de 350 marcas de cerveza para degustar. Si eso no es suficiente, cuentan con un menú para maridar tu birra. Hamburguesas, alitas de pollo y salchichas alemanas están ahí para que hagas base y pruebes las mejores cervezas que el planeta Tierra ofrece.

Y hablando de buena cerveza, en The Beer Company probé la que es ahora mi cerveza preferida, la demencial Arrogant Bastard Ale. Se trata de una cerveza añejada en barriles de whisky de bourbon de Kentucky. Con un sabor intenso y profundo, y un dejo a Jack Daniel’s, esta cerveza me ganó.

Espera gastar un mínimo de 90 pesos mexicanos por cerveza, es decir, unos Q 35.00 (USD $ 5.00).

1. El Café de Tacuba

¿De dónde tomó Café Tacvba su peculiar nombre? Pues del histórico Café de Tacuba, fundado en 1912 y ubicado en la calle de Tacuba, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

El Café de Tacuba ofrece comida tradicional mexicana y si tu abuelita fuera mexicana, cocinaría así. Su menú ofrece desde pozole hasta cecina adobada en Oaxaca. Pero son sus antojitos mexicanos los que debes ir a probar. Te reto a que no se te haga agua la boca con la siguiente lista:

  • Tacos de pollo con guacamole
  • Enfrijoladas
  • Chilaquiles con pollo
  • Guacamole con totopos
  • Quesadilla comalera
  • Chuchulucos Tacuba
  • Sincronizada

Por supuesto que nosotros quisimos probarlo todo. Por eso pedimos un plato para hacer tus propios tacos que traía carne de cada uno de los grupos alimenticios más importantes para el ser humano: res, cerdo y pollo. En suficiente cantidad para arrepentirse si son sólo dos los comensales. Pero verdaderamente rico. En toda la acepción de la palabra.

No es barato el Café de Tacuba, pero comer ahí es degustar la historia de la gastronomía mexicana. Una que no debe faltar en tu dieta.

 

En la foto: Juan Pa, Cristian y Jorge Luis.

author-avatar

Gurú de la comida rápida y música rock en Guatemala.

Sin comentarios para "Cinco lugares para comer en México"

    Comenta

    Tu cuenta de correo no será publicada