Estoy convencido de que en Estados Unidos hay de todo para todos. Incluso existe comida dañina para los comensales más urgidos. La capacidad de los restaurantes de comida rápida en ese país para crear alimentos altos en calorías, carbohidratos, grasa y sodio, no tiene igual. Esto es resultado de la alta demanda de los consumidores norteamericanos, cada vez más obesos, por comidas que los llenen más al menor precio posible, y a la despiadada competencia altamente lucrativa de las principales cadenas de fast food. Guatemala, en cambio, es un país pequeño y las necesidades son otras. Acá no veremos por un tiempo los monstruos que les presentaré a continuación, aunque ya han habido algunos intentos por crear “las peores comidas rápidas“:

[message type=”info”]Antes de empezar me permito recordarles que una persona promedio debe consumir unas dos mil calorías y no más de 60 gramos de grasa al día.[/message]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.