Un Baby Shower en Skillets y la hamburguesa que me decepcionó

Por lo que veo en su página de Facebook, en Skillets puedes comer, ver eventos de la UFC, celebrar una piñata o escuchar cumbia de segunda. También puedes realizar un Baby Shower con tus amigos, que fue precisamente lo que hice con los míos el viernes por la noche. Pero ¿por qué hacer un evento así en un lugar así? Esa es la pregunta del millón.

Para empezar, llega un momento en la vida de toda persona que sus acciones se ven afectadas por los “tiny humans”, o niños y niñas, como los llaman allá afuera. Estas criaturas, siempre sedientas de diversión y entretenimiento, son determinantes al momento de decidir a dónde ir. “Tienen que haber juegos” dijo una de mis amigas, “y en Skillets hay unos muy bonitos”, puntualizó.

Bueno, vamos a Skillets.

Skillets no sabe cómo servir una cerveza

El concierto de los Ángeles Azules en la bodega… digo, en Fórum Majadas, hizo del tráfico del sector un despelote ese viernes por la noche. Esperar a que todos los amigos nos reuniéramos tomó un poco de tiempo. Pero do not worry, ¡hay chela!

Ordené la primera cerveza mixta de esa noche. Llegó servida en un vaso de aluminio. Esto ya me había pasado una vez en El Pinche. No importa cuán bien se vea, o si ésta es una forma novedosa de servir cerveza. El problema es que afecta el sabor de la birra. Sabe a hierro y huele a hierro.

Quizás esté exagerando, después de todo una buena cantidad de cervezas se venden en latas de aluminio, pero el vidrio es la mejor opción para servir una cerveza. Siempre. Sobre todo en un restaurante como Skillets. Por eso, mi segunda chela la pedí en un tarro de inocuo vidrio.

La hamburguesa clásica de Skillets

Creo que restaurantes como Friday’s, Chilli’s y Applebee’s te venden una experiencia más que una buena comida. La cantidad se sobrepone a la calidad. Skillets va en una línea similar, aunque considero que la calidad y presentación de sus platos es superior a la de las mencionadas franquicias norteamericanas.

Aún así, The Classic, la hamburguesa de Q 64.00 que ordené esa noche, compuesta por carne, queso, tomate, cebolla, lechuga y pepinillos, me decepcionó. Sobre todo la carne. Seca como el oriente de Guatemala. La pedí con tocino extra, por Q 8.00 adicionales. Esto la salvó un poco, pero al final no me la acabé.

Un amigo ordenó la Bahía (Q 89.00) que tenía camarones al ajillo. Me dio a probar y comprobé como los camarones sabían mucho mejor que la carne. Lástima. ¡Se veía tan bien! Al menos las papas fritas estaban ricas.

Conclusión

Skillets es un buen lugar para pasar el rato. Uno definitivo si tienes niños. Nuestros tres peques se la pasaron bien en los juegos. ¡Que fue la razón por la que fuimos! Eso sí, el lugar estaba algo vacío. Quizás por que un viernes por la noche ofrece tantas opciones. O tal vez por la lamentable presentación de Los Morbotones y su cumbia rompe tímpanos. Así concluye una breve crónica de un Baby Shower.

Bite this!

  • Sabor 2
  • Calidad 3
  • Precio 2
  • Presentación 4

User Rating

3 (1 Votes)

Summary

2.75Puntos

Buena presentación. Carne seca.

author-avatar

Gurú de la comida rápida y música rock en Guatemala.

Sin comentarios para "Un Baby Shower en Skillets y la hamburguesa que me decepcionó"

    Deja tu comentario

    Tu correo no será publicado